Carta abierta a la Unión Europea acerca del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación #ADPC con #Cuba

Las democracias europeas pensaron que el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación era un paso de avance para las relaciones UE-Cuba y de hecho lo fue, en el sentido que, de los 28 países, los representados en La Habana, no tenían hasta ese momento contacto alguno con las autoridades cubanas. Pero, por otra parte, significó una pequeña inyección de oxígeno para la deprimida economía de la isla y el reconocimiento internacional al gobierno dictatorial.

Sin embargo, la aprobación a inicios de año de la nueva Constitución cubana tiene que haber eliminado la esperanza de que esta cooperación empujaría hacia un cambio en el país, quedando solo para los europeos, la posibilidad de aceptar la idea de Federica Mogherini de que Cuba es un país democrático de un solo partido.

Más importante aún es el hecho de que en las informaciones emanadas de la 1ra. reunión del Comité Conjunto, recién finalizada, no hay la menor alusión a los derechos humanos; a pesar de que en estos momentos con el uso de internet hay pruebas más que suficientes de la forma en que se le violan los derechos al pueblo de Cuba, así como del maltrato policial que recibe la sociedad.

De igual forma el hecho de que ningún funcionario europeo de los que visita Cuba, reciba a los opositores, así como que los miembros de la sociedad civil no fueron invitados a participar en la confección del acuerdo, e incluso que ni la UE, ni mucho menos la dictadura, permite que los periodistas independientes asistan a las conferencias de prensa, una vez concluidas las reuniones bilaterales; implica que para complacer al régimen, los que han estado trabajando en el Acuerdo, han ignorado la presencia de personas que han sufrido prisión por motivos políticos –categoría que el régimen no reconoce- y de otras que aún están en prisión.

Los miembros de la Unión Europea necesitan despertar ante este hecho de apoyo a una de las dictaduras que más daño ha hecho y sigue haciendo –en varios países- con su política expansionista de rendir a los pueblos.

En estos momentos son 4 los miembros de la UE que no han ratificado el Acuerdo, por lo que cabría la oportunidad que el Parlamento Europeo lo revisara.

Si bien es cierto que la cercanía geográfica, la historia que se ha compartido y los nexos familiares por la cantidad de cubanos radicados en Estados Unidos de América, hacen que la relación de Cuba con este país, sea más importante que los vínculos que tiene con la Unión Europea, el retirar el apoyo que este bloque da a la dictadura, en estos difíciles momentos de transición de mando, ayudaría mucho más al restablecimiento de la democracia.

La Habana, 4 de setiembre de 2019

Los primeros firmantes, desde dentro de Cuba fueron:

Guillermo del Sol Pérez

Guillermo Fariñas Hernández

Iván Hernández Carrillo

Jorge Bello Domínguez

Jorge Olivera Castillo

Kirenia Yalit Núñez

Lázara Ayllón Reyes

Leonardo Lino Rodríguez Alonso

Martha Beatriz Roque Cabello

Nancy Alfaya Hernández

Santiago Emilio Márquez Frías

Tania de la Torre Montecino

Yuleidy López González

Desde cualquier otra parte del mundo es posible rubricar esta iniciativa en este enlace que hemos abierto:

https://bit.ly/2lH81OL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s