DETENCIÓN ARBITRARIA DE NUESTRO HERMANO LEONARDO RODRIGUEZ ALONSO @leocuba611

INSTITUTO PATMOS                            110617

 NOVIEMBRE 6, 2017

 NOTA DEL INSTITUTO PATMOS

EN CUESTION: DETENCIÓN ARBITRARIA DE NUESTRO HERMANO LEONARDO RODRIGUEZ ALONSO.

En el centro de la foto, Leonardo Rodríguez Alonso, una semana antes de esta detención, junto a Dagoberto Valdés Hernández a quien le fue entregado el Premio Patmos 2017.

El hermano Leonardo Rodríguez Alonso, coordinador de este Instituto Patmos en Cuba, en el día de hoy cuando se dirigía a casa de su madre, fue detenido en relación a un altercado en el que él mismo no tomaba parte activa, y conducido en estado de DETENIDO a la Tercera Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de la Ciudad de Santa Clara, provincia de Villa Clara.

En conversación con su familia, se nos ha hecho saber que le mantienen arbitrariamente detenido cuando aún no se ha especificado ni anunciado la razón concreta por la que sigue detenido, o cargos que existen en su contra.

En lo que va del año 2017, la familia de nuestro hermano Leonardo Rodríguez Alonso ha sufrido diversos perjuicios ocasionados por el régimen de Cuba, siendo uno de los más conocidos la expulsión del magisterio de su hija, Dalila Rodríguez González quien se desempeñó como profesora de la Universidad Central Marta Abreu de la provincia de Villa Clara por diez años, donde como justificante para su expulsión se cuestionaban sus bases éticas, entendemos, por el hecho de ser una cristiana honesta, y una buena hija.

El Instituto Patmos en el sentir general de sus miembros, nos mostramos preocupados por esta situación que entendemos arbitraria y contraria en cuanto se refiere a Derecho, por lo que enviamos esta nota a todas las instancias con el fin de que se muestre debida preocupación por nuestro hermano Leonardo Rodríguez y se tomen medidas de apoyo que garanticen la seguridad de su familia, además de su propia integridad física.

Anuncios

Video de la entrega del Premio Patmos que concedemos a nuestro muy apreciado Dagoberto Valdés Hernández coincidiendo con el 500 Aniversario de la Reforma Protestante

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO DE DAGOBERTO VALDÉS HERNÁNDEZ AL RECIBIR EL PREMIO PATMOS 2017. 31 de octubre de 2017. V centenario de la Reforma.

IMG-20171031-WA0000
Entregaron Premio Patmos 2017 en Pinar del Río a Dagoberto Valdés como representantes del Instituto Patmos: Dalila Rodríguez González, Leonardo Rodríguez Alonso y Armando Pérez Pérez; y fueron compartidos los dos números más recientes de la revista de millenials Nota del Cielo, representada por Amanda Pérez Delgado, el número 4 del 2017 de esta revista publica una entrevista a Dagoberto a propósito de su Premio.  

Queridos hermanos del Instituto Patmos y de la sociedad civil cubana:

 

Para dirigirme a Ustedes, mis queridos hermanos en Cristo, hago mías las palabras de Juan en la isla de Patmos:

“Yo, hermano de ustedes, con quienes comparto las pruebas, el Reino y la perseverancia en Jesús,…reciban gracia y paz de Aquel que Es, el que Era y el que Viene, el Señor del Universo.” (Apocalipsis 1, 8-9)

Es precisamente por la causa de Jesús de Nazaret, el Alfa y Omega de mi vida, que recibo este inmerecido y prestigioso Premio Patmos 2017. Al Señor del Universo le sean dadas las gracias, en primer lugar. “Sólo de Él son la gloria y el honor por los siglos de los siglos.”

Agradezco también a la directiva del Instituto Patmos, especialmente a mis hermanos el Rev. Pastor Mario Lleonart, a su esposa Yoaxis Marcheco, a los hermanos Leonardo y Félix y a cuantos han fundado y animado este servicio cristiano desde el centro de Cuba.

Un motivo trascendental de acción de gracias es el año y la fecha en que se me concede este Premio cristiano. Esta coincidencia providencial la interpreto como señal y programa para mi vida. En efecto, hoy se cumplen 500 años de la Reforma. Aquel 31 de octubre de 1517 fueron clavadas, según la tradición, las 95 tesis en la puerta de la Iglesia del Palacio de Wittenberg. El teólogo y sacerdote católico de la Orden de San Agustín, el reverendo padre alemán Martín Lutero, proponía un debate sobre la salvación por la fe y el abuso de las indulgencias. Hoy es reconsiderado su intento de reformar a la Iglesia de Cristo volviendo a las fuentes bíblicas y a la vida de las comunidades cristianas primitivas. Otro Martin Lutero, el pastor King, demostró que aunque la salvación es don gratuito de Dios, trabajar pacíficamente por los Derechos y la Dignidad de todos los seres humanos es vocación y misión de los cristianos.

Yo tuve la suerte y la gracia de haber sido bautizado de niño en la Iglesia católica, y también de haber aprendido el nombre de Cristo en la Iglesia Metodista de mi barrio gracias a sus santos pastores Flor Reina Pereira y Mirta Fernández y Seco, quienes fueron como padres para mí hasta que a los 10 años regresé, por propia decisión y sin rupturas, a la Iglesia católica en la que se educaron mi padre, mi madrina y abuela Nieves y el resto de la familia paterna. De ahí mi visión ecuménica del cristianismo y mi vocación por el diálogo universal y fraterno.

El propio Papa Francisco ha visitado Suecia para participar de la conmemoración del inicio de la Reforma. Hoy podemos decir, sin ninguna duda, que aunque aquel debate terminó en la segunda gran división de la única Iglesia de Cristo, hoy la entera comunidad de los discípulos del divino Maestro de Galilea, católicos, ortodoxos y reformados, hemos salido todos más purificados de lo que el propio pontífice actual ha llamado “la mundanidad”, ese espíritu terrenal y materialista que fue el catalizador de la corrupción generalizada por la que se inició aquella Reforma.

El desafío que hoy compartimos todos los cristianos, sin distinción, es superar esa mundanidad, esos intereses políticos y económicos que penetran y pudren a toda la sociedad, en ocasiones también a las comunidades cristianas que forman parte de esa sociedad contemporánea. La celebración de estos cinco siglos de aquel intento de volver a las fuentes primigenias del Evangelio, podría ser para todos los seguidores de Cristo, incluso para los que admiran su estilo de vida y enseñanzas aunque no pertenezcan a ninguna confesión religiosa, un llamado a recuperar la belleza de la Verdad compartida y dialogada, la dulzura de la Bondad que busca el bien común de toda persona humana y la urgencia del Amor, centro, alma y fin del mensaje cristiano. Ser fiel a las fuentes del Evangelio y no dejarnos corromper por los intereses mundanos hoy significa, entre otros desafíos, anunciar aquí en Cuba y en todo el mundo, la Buena Noticia que el mismo Cristo anunció en la sinagoga de Nazaret leyendo la profecía de Isaías:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, Él me ha ungido y me ha enviado para traer Buenas Nuevas a los pobres, para anunciar a los cautivos su libertad y a los ciegos que pronto van a ver. A despedir libres a los oprimidos y a proclamar el año de la gracia del Señor.”(Lucas 4, 18-19)

Que este Premio que tiene su nombre en la isla de Patmos desde la que el apóstol y evangelista Juan compartió su visión sobre el mundo venidero, nos anime a cuantos lo otorgan y recibimos a pensar, estudiar y compartir con todos nuestros hermanos cubanos, nuestras visiones del futuro de Cuba en cuyo porvenir próspero, libre, fraterno y feliz, ponemos nuestra esperanza y nuestro esfuerzo cotidiano. Haciendo todo como si todo dependiera de nuestro esfuerzo y al mismo tiempo y sin contradicción raigal, haciéndolo todo como si todo dependiera de la Gracia de Dios. En estos tiempos críticos en que pareciera que no nos dejan “hacer” mucho, cobra vigencia y urgencia aquella convicción de fe que proclaman las Escrituras y que el sacerdote Martín Lutero defendía con tanta vehemencia: no solo son las obras las que nos salvan, sino que basta la Gracia de Dios. Claro que ese no fue y no es un llamado a la inercia, ni al acomodo, sino a actuar movidos por la fe, sabiendo que todo lo que hagamos, e incluso, lo que no nos dejen hacer, lo depositamos en la Manos de Dios, Padre de todos los hombres y Señor de la Vida y de la Historia, en cuyo corazón anidan y laten los destinos de los pueblos.

Vivir esta mística y compartirla con todos nuestros hermanos cubanos, profesen o no una religión, es fuerza interior, virtud probada y energía indetenible, para reinventar nuestra misión sin escapar de este mundo hacia vivencias alienantes o mundanas. Me atrevería a decir, aún más, desde esta óptica de encarnación y compromiso, perseverar, permanecer, esperar contra toda esperanza, es la nueva forma de fidelidad al espíritu primigenio del Evangelio que nos gloriamos de profesar ortodoxos, reformados y católicos mientras caminamos fraternalmente hacia la plena comunión en Cristo. Hoy en Cuba perseverar en la esperanza salva.

Por eso resuenan, hoy y siempre, en lo más hondo de mi alma, como un acicate y una esperanza inconmovible, aquella luminosa promesa que el apóstol Juan dejó plasmada en el capítulo 2, versículo 10, del libro del Apocalipsis que escribió en Patmos para todas las Iglesias y que quisiera que también proclamara toda mi vida y el lugar de mi descanso:

“Se fiel hasta la muerte y te daré la corona de la Vida.” (Apoc.2, 10)

Muchas gracias.

Dagoberto Valdés Hernández Premio Patmos 2017 en el 500 Aniversario de la Reforma Protestante

La IV Edición Anual del Premio Patmos que concedemos a nuestro muy apreciado Dagoberto Valdés Hernández coincidiendo con el 500 Aniversario de la Reforma Protestante, es más un premio a Patmos, que lo entrega, que a Dagoberto que lo recibe. Nuestro Instituto con solo casi cinco años de existencia se encuentra apenas en estado embrionario y nuestra corta vida ha estado signada por tribulaciones que encajan muy bien con el nombre con el cual nos identificamos, el de la isla mediterránea donde Juan el apóstol estuvo preso por causa  ¨de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo¨ (Apocalipsis 1:9).

Entre las muchas inspiraciones que nos impulsaron, primero a nacer, y luego a continuar adelante en lo poco que hemos conseguido hacer en nuestra corta y atribulada existencia, se encuentra precisamente la de Dagoberto Valdés y de quienes le acompañaron primero en Vitral, y ahora en Convivencia. Nuestra historia y quehacer son nada al lado de la apasionada labor de Dagoberto y de sus valiosos colaboradores de dentro y de fuera de Cuba. Las enseñanzas y el ejemplo generados por el Centro de Estudios Convivencia constituyen hoy para nosotros un desafío para lograr de Cuba lo que juntos soñamos por igual. Dios utiliza a Dagoberto y a Convivencia para ofrecernos esperanza en las tribulaciones como mismo las recibiera Juan en Patmos a través de visiones celestiales.

Este es el cuarto año consecutivo en que concedemos este reconocimiento. La condición primordial para nuestra selección es que nuestro elegido sea alguien que haya demostrado ser consecuente con su Fe en Cuba. Y Dagoberto Valdés Hernández lo ha demostrado con creces a lo largo de muchos y difíciles años sin claudicar.

Es de notar que con Dagoberto suman ya tres premios concedidos a católicos de los cuatro que hemos otorgado, le anteceden el laico Amador Blanco Hernández, Premio Patmos 2014 y  el P. José Conrado, Premio Patmos 2015; solo el Premio Patmos 2016 ha sido el concedido a un protestante, el Dr. Oscar Elías Biscet, de definición bautista. No debe sorprender a nadie nuestra selección de tres católicos entre nuestros premios anuales que se otorgan precisamente en el Día de la Reforma Protestante. Como se sabe, nunca fue la intención de Martin Lutero cuando clavó sus 95 tesis a la puerta de su Iglesia en Wittenberg, Alemania, abandonar a su Iglesia, por el contrario, movido de gran amor por ella se proponía reformarla a la luz de lo que consideraba correcto en la Palabra de Dios y por la cual se sentía desafiado. Mucho menos se había propuesto provocar la escisión que finalmente ocurrió y que tuvo lugar luego de un juicio celebrado a Lutero por su iglesia y en el cual fue excomulgado. Lamentablemente no fue comprendido en su momento por la iglesia que amaba y anhelaba reformar de acuerdo a la Palabra de Dios.

Dagoberto Valdés Hernández ha sido siempre un católico comprometido con su profunda fe cristiana que ama con fervor a su iglesia y anhela y procura que ella actúe como es digno de Cristo en el contexto cubano aunque no siempre sea bien entendido por ello. Él y sus proyectos, primero Vitral y luego Convivencia, constituyen expresiones de la manera en que los hijos de Dios debemos encarnarnos en medio de la sociedad en la que Dios nos coloca para servirle. Nuestro Premio Patmos 2017 se entrega a una luz en la oscuridad como lo fue Martin Lutero en 1517. Y no dudamos que como también ocurrió con el creer y actuar de aquel monje agustino que de una luz que parecía condenada a apagarse, pero que resultó en un movimiento imparable que transformó a toda la cultura occidental; esta luz de Cristo que se irradia para toda Cuba desde Pinar del Río desde hace tantos años, no solo no se apagará, como el Maligno procura, sino que terminará iluminando irresistiblemente a toda Cuba.

A la acción social y cívica que nace de la fe que en Dagoberto se genera por la gracia de Dios puede sumarse su vocación en tender puentes y abrir puertas y ventanas que contribuyan a la convivencia no solo de quienes habitamos bajo el mismo techo de la patria sino también de la iglesia universal. Dagoberto no olvida nunca los genes protestantes que también se encuentran en su ADN cristiano, sigue amando su tiempo en la iglesia metodista, y no fue casual que en la Comisión Nacional de Laicos de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba en 1977 Dagoberto titulara una tesis con el mismo nombre del de una de las obras del famoso teólogo luterano alemán del siglo XX Karl Barth: “Comunidad cristiana y comunidad civil” en la que introdujo el  término  de  sociedad civil y las relaciones entre ella y la comunidad cristiana; principios con los que Dagoberto ha sido totalmente consecuente. Llama la atención que Karl Barth fuera también uno de los autores más citados en la cristología espiritual desarrollada por  Josef Razinger, el papa Benedicto XVI, que renunció para retirarse a orar.

Es por estas y muchas razones más que el Instituto Patmos al hacer este humilde homenaje, repleto sin embargo de significados, más que felicitar, agradece a Dagoberto Valdés Hernández por aceptar nuestra distinción y recibirnos, lo cual nos honra profundamente a la vez que nos anima, y esperamos que estimule a otros también, para tampoco claudicar ni dejar espacio al desaliento; sino por el contrario seguir el ejemplo que nuestro premiado, como Juan en Patmos, o Lutero en Wittenberg, nos ofrece a seguir.

Victimas y Victimarios en la cacería de brujas de la @UCLVCU

El Instituto Patmos como organización de la sociedad civil cubana entre cuyos objetivos se encuentra el monitoreo y defensa de las libertades religiosas ha enviado su informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en relación al Examen de Revisión Periódica Universal al que deberá someterse Cuba en mayo de 2018.

Uno de los casos incluidos es el de expulsiones de universidades por motivos ideológicos de índole política o religiosa los cuales ocurrieron en el período de interés (2014-2017) y se incrementaron en 2017. Directamente relacionados con el Instituto Patmos referimos casos como:

Gustavo Pérez Silveiro, excluido en 2015 como profesor adjunto de la Facultad de Ciencias Sociales la  Universidad Central ¨Marta Abreu ¨de Las Villas (UCLV), a pesar de haber impartido con éxito durante doce años ininterrumpidos materias tales como Historia de Cuba, Estudios Raciales y Teoría Política.

Luís Pérez de Castro salido ¨por voluntad propia¨ en 2016 como profesor adjunto también de la UCLV, luego que ¨le sugirieran¨ que pidiera la baja y le explicaron que no podía trabajar allí por haber salido en fotos con ¨elementos contrarios a la revolución¨ obviamente aludiendo a intelectuales relacionados con actividades del Instituto Patmos.

Los hermanos Dalila y Leonardo Rodríguez González (en 2017); ambos apartados de ejercer la docencia en la  Universidad Central ¨Marta Abreu ¨de Las Villas por ser cristianos activos en su iglesia local y ser hijos de Leonardo Rodríguez Alonso, coordinador en el centro de Cuba del Instituto Patmos.

En relación a estudiantes sucedió lo mismo y además del caso de Karla Pérez González a quien se le impidió continuar estudios en la carrera de Periodismo por razones de discriminación política en la  Universidad Central ¨Marta Abreu ¨de Las Villas (en 2017), pueden citarse al menos por motivos religiosos los casos de Víctor Manuel López Sánchez a quien se le privaron en 2016 los derechos de repitencia en la carrera de Agronomía, también en la UCLV; y de Félix Yuniel Llerena López a quien se le impidió continuar estudios en la carrera de Historia en la Universidad de Ciencias Pedagógicas ¨Enrique José Varona¨ de La Habana (en 2017) por ser el coordinador occidental del Instituto Patmos y realizar denuncias de violaciones a la libertad religiosa ante entidades internacionales.

gcUYJDJs
Andrés Castro Alegría

Uno de los principales responsables de estas serias violaciones, el rector Andrés Castro Alegría reconoció en reuniones en que convocaba al claustro de cada una de las facultades de la UCLV la expulsión de 16 personas entre profesores y estudiantes de esa universidad; siendo las más recientes en ese momento Dalila Rodríguez y Karla Pérez. También admitió que en las resoluciones emitidas no se declaran con claridad los motivos pues esto generaría aún mayor revuelo del que ya existía en las redes sociales. De paso dio órdenes a los decanos de cada facultad de seleccionar a 15 profesores para refutar por encargo todo cuanto apareciese en las redes denunciando sus violaciones y para que lo defendieran ¨a él y a la universidad¨.

Poco a poco van sumándose nombres de las victimas pero también de los victimarios. Además del propio Andrés Castro Alegría denunciado como represor de académicos ante importantes instituciones internacionales ya se van conociendo también los nombres de otros dirigentes o profesores que se han prestado para tales cacerías de brujas. Tales son los casos de:

Guillermo León Mena
Guillermo León Mena

Guillermo León Mena, Profesor de Inglés en la UCLV, residente en 1ra al final #221 Santa Clara, Villa Clara. Esperamos que las instituciones académicas en Angola donde ahora cumple misiones de parte del régimen cubano conozcan a quien tienen allí como ¨profesor¨.

 

 

Marilín Guadalupe Herguera Veiga. Profesora de Español para extranjeros en la Facultad de humanidades de la UCLV. Residente en: Calle F #25 e/ 9na y 11na Santa Clara Villa Clara.

Tanto Guillermo como Marilín han sido cómplices no solo del rector Andrés Castro sino directamente de los agentes de la Seguridad del Estado que interfiriendo en la vida académica de la universidad la han convertido en otro cuartel al servicio de sus represiones, lo mismo contra sus compañeros profesores como contra estudiantes.

El Instituto Patmos, atacado desde su fundación por instituciones oficiales, está en el deber de investigar y de publicar con la mayor claridad posible tanto las identidades de las víctimas como de los victimarios. Sepan los que actúan como tentáculos del sistema contra los ciudadanos que no podrán seguir actuando con impunidad. Y sepan los ciudadanos afectados que muy pronto Dios lo pondrá todo en su lugar y les hará justicia. Agradecemos todas las informaciones lo más documentadas que sea posible enviar a: institutopatmos@gmail.com.

Nuestro @ForoPatmos sobre ¨El origen de la Vida¨ continúa: Disertación de @rgbringas1

El panel del Foro del instituto Patmos dedicado al origen de la Vida, y el Dr. Oscar Elias Biscet en el momento de su intervención como parte del público.

Uno de nuestros foros más exitosos fue el dedicado al tema siempre polémico de el Origen de la Vida. En dicha ocasión tuvimos la bendición de que el Seminario Teológico Bautista en Santa Clara aceptara el coauspicio. Logramos sentar en un panel las principales posiciones en este debate: un creacionista, un evolucionista teísta y ateo evolucionista. El Panel logró exponer con respeto sus criterios y luego tuvo lugar un debate muy interesante con excelente moderación. Entre el publico estuvieron desde estudiantes universitarios hasta personalidades que se trasladaron desde La Habana hasta Santa Clara como el Dr. Oscar Elías Biscet quien realizó una excelente intervención en la parte del libre debate.

Foro del Instituto Patmos dedicado al Origen de la Vida.

Cada uno de nuestros foros sigue abierto, y por supuesto, este tan apasionante ¡también! Como muestra de ello compartimos el link con el PDF de una disertación que escribiera el año pasado nuestro colaborador Raudel García Bringas en respuesta a la burla que se realizará contra cristianos en un Pre Universitario por mantener su fe en un Dios Creador de todas las cosas. La disertación fue enviada en su momento a la  profesora que propició la burla, y se le invitó a un diálogo público donde ella pudiera expresar su criterio al respecto contrarrestando los puntos argumentados por Raudel. Lamentablemente la profesora nunca respondió. una lástima, pues habría sido ideal para una segunda edición de nuestro foro, que aún no descartamos. Mientras tanto publicamos la posición de Raudel y quedamos abiertos también a publicar otras posiciones.

Raudel García Bringas, autor de la disertación que ahora proponemos, al fondo de este selfie tomado por Leonardo Rodríguez, en compañía de otros coordinadores del Instituto Patmos

 

He aquí la disertación de Raudel García Bringas sobre el Origen de la Vida: http://bit.ly/2iowZAq

Video de la detención arbitraria del masón Armando A. Pérez Pérez

El 24 de junio de 2017, el día de San Juan, el día del solsticio de verano, se cumplieron 300 años de existencia de la masonería moderna, y ese mismo día se celebraron 38 años de la masonería en España. Entre quienes han participado y coauspiciado eventos de Patmos en Cuba se encuentran los masones. Al punto de que uno de nuestros coordinadores, Leonardo Rodríguez Alonso, es masón. La LOGIA MASÓNICA «Urania – Dr. Mortera» de Zulueta, provincia de Villa Clara fue la sede de uno de nuestros eventos dedicados a José Martí (uno de los temas más controversiales de la historiografía cubana es por cierto si el considerado héroe nacional de Cuba fue o no masón).

Uno de los masones más activos en la vida del Instituto Patmos ha sido Armando Antonio Pérez Pérez y su familia. Es masón grado 32 y líder en la Logia «Urania – Dr. Mortera». Desde su corta pero contundente intervención en el referido Foro del Instituto Patmos celebrado en mayo de 2015 la cual concluyó citando la frase «Es mejor no tener miedo y vivir tras la muerte que tener miedo y vivir muerto», ha sido objeto constante de vigilancia y acoso como parte de lo cual se le expulsó del área en que durante años se desempeñó como ingeniero en su centro de trabajo de la industria azucarera cubana. El pasado 20 de julio, día en que se celebraba una misa en la Parroquia «Los Quemados» en La Habana en homenaje a Oswaldo Payá y Harold Cepero ejecutados extrajudicialmente por represalia política el 22 de julio de julio, Armando portó uno de los pulóveres alegóricos a la fecha e incluso posó con él para su cuenta de Facebook, como su sencillo homenaje a los mártires ante su imposibilidad de asistir a la iglesia. Bastó para que el propio 22 de julio en que se conmemoraba el asesinato Armando fuese detenido arbitrariamente:

https://youtu.be/0zo8s37cvAk

Acta de ocupación resultado del arbitrario registro realizado a Armando Antonio Pérez Pérez.

Como puede apreciarse Armando fue esposado tal y como lo encontraron en la intimidad de su casa, sin camisa, y los agentes se mostraban reticentes a que volviese a entrar a su vivienda aún a ponerse los zapatos. Estuvo detenido toda la noche de 22 a 23 de julio sin prestársele atención médica no obstante de ser un paciente severo por insuficiencias renales. A pesar de que al llegar a su casa los agentes no mostraron orden de registro y su respuesta ante la petición de Armando fue esposarlo, realizaron una requisión exhaustiva, y aunque habían dicho que buscaban Ron, lo que se llevaron fueron ejemplares de las revistas Nota del Cielo, Convivencia, de la Declaración Universal de Derechos Humanos y hasta un trabajo escolar de una de sus dos hijas que versaba sobre los Derechos del Niño refrendados por la Unicef.

Aunque muchos no clasifican a las logias o sociedades fraternales como religiones, lo son para la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central de Partido Comunista de Cuba que les da igual o peor tratamiento que el resto de las instituciones religiosas cubanas. Muestra de ello fue la revelación en 2010 de que José Manuel Collera Vento, Grado 33° del REAA, y Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba era un agente infiltrado por la policía de Cuba, y que trajo su condena correspondiente y expulsión pero también como otra reacción adicional la retirada de muchos masones cubanos.

Por todo lo antes dicho denunciamos y condenaremos ante diversas instancias esta nueva arbitrariedad contra otro de los colaboradores en Cuba de nuestro Instituto Patmos (han sido numerosas este año) , y hacemos un llamado a sus hermanos masones en Cuba a no dejarle solo, a la vez que agradecemos la preocupación ya manifestada por organizaciones masónicas del mundo libre.

El Instituto Patmos, miembro informal de la International Religious Freedom Roundtable (Mesa Redonda de la Libertad Religiosa Internacional) no favorece ni privilegia a ninguna afiliación religiosa o fraternal por encima de otras. Nuestro Instituto sin paredes en un recorrido que ya lleva cuatro años y medio por la isla ha intentado incluir a todos y a todas. Como no somos un partido ni un movimiento político no tenemos un listado formal de miembros. Todos los cubanos que de una u otra manera han participado de nuestras iniciativas pueden decir si desean que forman o han formado parte de nosotros y podemos asegurar que no han sido pocos, incluyendo a humanistas, agnósticos y ateos.