Victimas y Victimarios en la cacería de brujas de la @UCLVCU

El Instituto Patmos como organización de la sociedad civil cubana entre cuyos objetivos se encuentra el monitoreo y defensa de las libertades religiosas ha enviado su informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en relación al Examen de Revisión Periódica Universal al que deberá someterse Cuba en mayo de 2018.

Uno de los casos incluidos es el de expulsiones de universidades por motivos ideológicos de índole política o religiosa los cuales ocurrieron en el período de interés (2014-2017) y se incrementaron en 2017. Directamente relacionados con el Instituto Patmos referimos casos como:

Gustavo Pérez Silveiro, excluido en 2015 como profesor adjunto de la Facultad de Ciencias Sociales la  Universidad Central ¨Marta Abreu ¨de Las Villas (UCLV), a pesar de haber impartido con éxito durante doce años ininterrumpidos materias tales como Historia de Cuba, Estudios Raciales y Teoría Política.

Luís Pérez de Castro salido ¨por voluntad propia¨ en 2016 como profesor adjunto también de la UCLV, luego que ¨le sugirieran¨ que pidiera la baja y le explicaron que no podía trabajar allí por haber salido en fotos con ¨elementos contrarios a la revolución¨ obviamente aludiendo a intelectuales relacionados con actividades del Instituto Patmos.

Los hermanos Dalila y Leonardo Rodríguez González (en 2017); ambos apartados de ejercer la docencia en la  Universidad Central ¨Marta Abreu ¨de Las Villas por ser cristianos activos en su iglesia local y ser hijos de Leonardo Rodríguez Alonso, coordinador en el centro de Cuba del Instituto Patmos.

En relación a estudiantes sucedió lo mismo y además del caso de Karla Pérez González a quien se le impidió continuar estudios en la carrera de Periodismo por razones de discriminación política en la  Universidad Central ¨Marta Abreu ¨de Las Villas (en 2017), pueden citarse al menos por motivos religiosos los casos de Víctor Manuel López Sánchez a quien se le privaron en 2016 los derechos de repitencia en la carrera de Agronomía, también en la UCLV; y de Félix Yuniel Llerena López a quien se le impidió continuar estudios en la carrera de Historia en la Universidad de Ciencias Pedagógicas ¨Enrique José Varona¨ de La Habana (en 2017) por ser el coordinador occidental del Instituto Patmos y realizar denuncias de violaciones a la libertad religiosa ante entidades internacionales.

gcUYJDJs
Andrés Castro Alegría

Uno de los principales responsables de estas serias violaciones, el rector Andrés Castro Alegría reconoció en reuniones en que convocaba al claustro de cada una de las facultades de la UCLV la expulsión de 16 personas entre profesores y estudiantes de esa universidad; siendo las más recientes en ese momento Dalila Rodríguez y Karla Pérez. También admitió que en las resoluciones emitidas no se declaran con claridad los motivos pues esto generaría aún mayor revuelo del que ya existía en las redes sociales. De paso dio órdenes a los decanos de cada facultad de seleccionar a 15 profesores para refutar por encargo todo cuanto apareciese en las redes denunciando sus violaciones y para que lo defendieran ¨a él y a la universidad¨.

Poco a poco van sumándose nombres de las victimas pero también de los victimarios. Además del propio Andrés Castro Alegría denunciado como represor de académicos ante importantes instituciones internacionales ya se van conociendo también los nombres de otros dirigentes o profesores que se han prestado para tales cacerías de brujas. Tales son los casos de:

Guillermo León Mena
Guillermo León Mena

Guillermo León Mena, Profesor de Inglés en la UCLV, residente en 1ra al final #221 Santa Clara, Villa Clara. Esperamos que las instituciones académicas en Angola donde ahora cumple misiones de parte del régimen cubano conozcan a quien tienen allí como ¨profesor¨.

 

 

Marilín Guadalupe Herguera Veiga. Profesora de Español para extranjeros en la Facultad de humanidades de la UCLV. Residente en: Calle F #25 e/ 9na y 11na Santa Clara Villa Clara.

Tanto Guillermo como Marilín han sido cómplices no solo del rector Andrés Castro sino directamente de los agentes de la Seguridad del Estado que interfiriendo en la vida académica de la universidad la han convertido en otro cuartel al servicio de sus represiones, lo mismo contra sus compañeros profesores como contra estudiantes.

El Instituto Patmos, atacado desde su fundación por instituciones oficiales, está en el deber de investigar y de publicar con la mayor claridad posible tanto las identidades de las víctimas como de los victimarios. Sepan los que actúan como tentáculos del sistema contra los ciudadanos que no podrán seguir actuando con impunidad. Y sepan los ciudadanos afectados que muy pronto Dios lo pondrá todo en su lugar y les hará justicia. Agradecemos todas las informaciones lo más documentadas que sea posible enviar a: institutopatmos@gmail.com.

Anuncios